xINFOCHPDPICT000057750877.jpg.pagespeed.ic.576DoYzsQd.jpg
Chávez y Lula durante una ceremonia de colocación de la primera piedra de la refinería Abreu e Lima, en 2005 – Evaristo Sa / Agencia O Globo

“Imperialismo brasileño en la región siempre ha estado rodeada de misterio

SAN PABLO. Las denuncias de Mónica Moura y João Santana muestran un fuerte aparejo del Estado brasileño también en el servicio de cohecho internacional.

Desde antes de las elecciones de 2010 en Brasil, Lula y Chávez se beneficiaron del auge de los precios del petróleo y el encanto internacional con la nueva izquierda latinoamericana. Natural periodista desea escribir sobre las inversiones brasileñas en Venezuela y negocios entre los dos países. Allí estaban las obras del metro de Caracas, la refinería Abreu e Lima, el puente sobre el río Orinoco, la construcción de varias pistas de esquí que conecta las colinas sinuosas de la ciudad (donde se encuentran los barrios pobres) hasta el asfalto (que es la clase alta). El Brasil de Lula – que fue en gran medida ayudado por los petrodólares de Chávez, que compraron la mayoría de nosotros, la comida a la construcción, a través de los servicios de comercialización João Santana – fue visto como una “buena imperialista” de Caracas.

Los corresponsales extranjeros que cubren los dos países eran algo de desconfianza a una cierta satisfacción al ver Brasil finalmente comportarse en el ámbito internacional como un país a la altura de su tamaño, riqueza y potencial.

La desconfianza básicamente dio de dos maneras: ¿sería esta “expansión brasileña” sostenible? Y tenía pretensiones tan graves, ¿por qué tanto la falta de transparencia?

Lula y de Chávez retórica era atractiva. Pero fue suficiente para que los periodistas buscan información de cualquiera de los dos gobiernos, embajadas de ambos países, o incluso de Juan y Mónica Santana Moura, incluso después de 2010, para llevar notoria “no”. Era prácticamente imposible determinar las inversiones reales brasileños en Venezuela, la riqueza que regresan aquí, las estrategias de comunicación en las campañas políticas.

Incluso Odebrecht, en teoría, una empresa privada a la que todos los interesados ​​a conocer sus obras, fue fechadíssima al ser consultado sobre cualquier información. Hubo un departamento separado dentro de la empresa a Venezuela y Angola. Odebrecht pidió que envíe información por correo electrónico, y nunca periodistas fueron respondidas satisfactoriamente.

No es de extrañar, Venezuela y Angola sería campeones de propinalato. De acuerdo con documentos dados a conocer por los EE.UU. $ 50 millones fueron pagados en Angola y $ 98 millones en Venezuela. La denuncia de los dobles vendedores, vemos que el valor de la corrupción debe ser mucho mayor.

El entonces canciller de Chávez, hoy semiditador Nicolás Maduro presentadas más de US $ 11 millones para duplicar en carpetas. “Maduro era muy sospechoso”, dijo Mónica. Una vez más, no es de extrañar, después de lo que Maduro está haciendo con su pobre país, no se puede desconfiar de Mónica este momento.

Un funcionario del gobierno venezolano fue especialmente grosero con periodistas. “No doy información a este tipo de periodismo que haces”, me dijo en el vestíbulo de un hotel, durante una de las muchas reuniones bilaterales entre los dos países, que tuvo lugar a la vez cada dos meses. El oficial fue Maximilien Arvelaiz, que fue embajador de Chávez en Brasil. De acuerdo con Mónica y João Santana, Maximilien era “el coordinador principal y garante” de la campaña que la pareja hizo a Hugo Chávez en 2012. Campaña pagada por Odebrecht. El embajador “tuvo mucho contacto con el Partido de los Trabajadores al igual que con las empresas brasileñas que trabajan en Venezuela”, dijo Mónica.

El testimonio confirma informe de “Vista” en 2016, que tuvo acceso a documentos de la diplomacia venezolana, donde Arvelaiz dice que Lula se comprometió personalmente a reelegir a Chávez y establecería Brasil como una “campaña de mando” con … José Dirceu, hay muy alejada de la cuenta de asignación mensual gobierno brasileño. “Una derrota de Chávez en 2012 sería igual o peor que la caída del muro de Berlín”, dijo Lula, según el informe del entonces embajador.

¿Quién entiende lucha contra la corrupción siempre habla de cómo la transparencia es importante a la hora de hacer negocios y la hora para los funcionarios públicos responsables de su trabajo? prueba de chorro de lava que lo que estaba ocurriendo en la expansión de Brasil, Lula y Dilma fue todo lo contrario. No hubo transparencia, en parte porque no había corrupción.

 

 

Fuentes: oglobo

Anuncios